Quiero ser tuya

Aquel día salí a prisas, tenía que coger el autobús, corrí escaleras abajo pensando en no perderlo, se haría demasiado tarde…

Según me acercaba a la parada vi una mujer, estaba sentada mirando al suelo, muy pensativa, dije tan solo un hola.
La tristeza de sus ojos me estremeció, algo en mi interior se removía, demasiado nuevo para mí, miedo de sentirlo, deseo…

Una idea fija desde ese momento, la fantasía debía terminar, ya no serlo…hacerla realidad.

Siguiente día, mi café esperando ser bebido, mi mente en mil problemas, aparecen de nuevo sus ojos, algo distinto en ellos, un brillo especial al mirarme…compartimos una sonrisa mientras volvía a mi ese sentimiento de necesitar sentirla.
Hablamos muy poco, su trabajo la esperaba no antes de darnos mutuamente los teléfonos, vi que se alejaba…da la vuelta y me pregunta si me apetece quedar para pasar juntas su día de descanso…dos días más tarde sus ojos aplacan los míos, sus dedos se entrelazan en los míos, la saliva me espesa, no puedo tragarla…necesito mas…
Sus labios necesitan decirme palabras ahogadas en mentiras, su única idea poseerme…para ella algo natural…mi primera vez…no se decide…la beso.

Entre risas nerviosas le explico que me duele la espalda, me coge de la mano arrastrándome a su cuarto…súbete a la cama…aceite por mi piel…latidos desesperados en deseo…me pide recostarse a mi lado…mi mirada le permite…mis labios la obligan….

Sin decir demasiado, ropa fuera, piel contra piel, piernas abiertas, sus ojos no me miran…su lengua me ofrece placer…me corro…quiero más, sí más, mucho más…fijación seguir aprendiendo…observar cada nueva sensación en mi piel…morbo…calor…deseo…susurro me gusta lo que unos labios como los tuyos me dicen, no puedo evitar darte mi sexo… sentirme follada por ti, quiero más, mucho más, no parar de notar sensaciones tan directas en mi ser…

Salimos, quiere darme a conocer su entorno, sus amigos…

Entre muy tranquila, saludé a todos los que me presentaba, la chica de la barra…ufffff, no puedo negar que mi mente dice sin hablar, me presiona, quiere hacerme saber que todo tan solo está empezando…
Entrando en la cocina intenta exhibirme a su amigo, como un trofeo, no me siento mal…deseo que lo haga, que aquel hombre que niega mi entrada en su zona se digne a mirarme…no lo hace…ni ahora ni más tarde al salir a fumarse un cigarro, me siento ignorada…arrggggsss!! Su indiferencia es un reto, sin haber tan siquiera visto su mirada se que le deseo.
La novedad me desborda en algún momento, pero no quiero dejar de sentirlo, quiero volver a tú bar.

No evito volver, miedo de sentir tanto fuego quemando mi interior, nerviosa te explico a que he venido, no es incierto, pero hay mas, te deseo… como decirlo?…como darme a ti?…ser tuya.

Hablamos entre todos, clientes, camarera, tú, tú, tú y yo, me gusta tu mirada, te observo meticulosamente encontrándote tan atractivo en cada palabra, tus risa me vuelve loca…tu morbo estremece mi cuerpo haciéndote notar que es así, te haces el fuerte, me ignoras…me hablas…me escuchas…quiero más…entre tu indiferencia mi fantasía ocupa mi mente, volviéndome loca pensándote…
En mi cama no dejo de pensar en el momento de ser tuya, me da tanto miedo como siento mi coño mojado, deseo, deseo, darte lo que me pidas entre aullidos de placer.
Cierro los ojos, quiero olvidarte, me obsesionas y asustas, sigues aquí, yo ahí en tu bar cuando fresasllegué.
Me acerco a tu calle y mi corazón ya palpita distinto, nerviosa, necesitad de ser explorada por ti, de sentir tus manos sobre mi piel, tus caricias, tu cuerpo, tus labios en mi espalda, me apartas el pelo.
Mirándote sobre la mesa, aún encima el mantel de haber comido, sigues ahí sentado mirándome desafiante, esperando que te diga lo que deseo, me tiemblan los labios al pedirte ser tuya.
Los clientes parecen no darse cuenta, la chica de la barra trabaja sin mirarnos, todo parece normal…tus dedos se deslizan sobre mi espalda, subiendo despacio para bajarme los tirantes que caen sobre mis brazos…dejo caer levemente la cabeza mientas me apartas el pelo con mucha firmeza….sujetas mi nuca y me besas con tanto deseo…, siento que incluso más que el que yo siento por ti.
Con tu boca me arrancas la ropa…pantalón fuera… uno de tus dedos me recorre por la cintura sin dejar de mirarme metiéndose bajo una de las tiras de mi tanga, todo con mucha sutileza, la acercas hacia la palma de tu mano, con fuerza me lo arrancas, puedo sentir un gemido saliendo con ardor de tu boca, me dejo hacer, sí hazme tuya.
Abro las piernas para ti, sin dejar de mirarte, observando cada sentimiento en mi carne, tan novedoso, tan necesitado.
El placer me supera, intento cerrar mis piernas…me abres con tus manos…forzando que me quede en la misma posición, dándote mi cuerpo, mis entrañas, en tu lengua, en tus dedos que ejercen de ti, de lo que veo, de lo que quiero que seas, de lo que tú te sientes desde siempre, uf, que hombre…
Cierro las piernas queriendo ahogar con ello el grito de placer al llegar al orgasmo en ti, en mí, mis manos empapadas de mi jugo deseando que fuesen las tuyas, las lamo…me recuesto…te siento…cierro mis ojos ya para dormir…te sueño.
Imágenes de Google
42bca58232106112d41f90b7ec3407ed

Deja un comentario