La puerta de atrás: Sexo anal by BAMBINAX

El cine porno nos ha mostrado una práctica del sexo anal poco placentera y menos real de lo que puede ser esta experiencia, al menos para las mujeres. Éste puede ser un excelente recurso para la masturbación y otros placeres, pero rara vez lo es para un aprendizaje saludable y satisfactorio de ambos miembros de la pareja.

El ano es una zona erógena presente en los juegos eróticos de muchas parejas. Este presenta infinidad de terminaciones nerviosas que le hacen que esta práctica resulte muy placentera. El perineo y el ano constituyen un área de gran sensibilidad para hombres y mujeres, independientemente de que sean homosexuales o heterosexuales, aunque algunos hombres tengan prohibida su entrada… (Hasta que lo prueban)

Lo cierto es que el sexo anal resulta tremendamente excitante para algunas personas, y puede resultar muy placentera para ambos miembros si se practica adecuadamente.

Aspectos importantes a tener en cuenta si deseas realizar sexo anal con tu pareja sexual:

1. Comunicación: El sexo anal es una opción más en las relaciones sexuales que debe ser acordado y pactado por las partes. Se trata de disfrutar no de hacer sufrir o forzar a nadie. Habla con tu pareja cómo lo vais a hacer y los posibles límites.

2. Confianza: si has decidido incluir el sexo anal en tus relaciones sexuales, es importante que estés relajada y tranquila, que confíes plenamente en tu pareja, que sabrá cuidártelo y mimártelo, para que ambos disfrutéis de esta práctica.

3. Uso de preservativo: Es el único que te protegerá a ti y a tu pareja de cualquier infección de transmisión sexual. También entre mujeres. Si hacéis uso de juguetes y los compartís, recuerda que hay que ponerles preservativo.

4. Higiene: Al igual que lavas otras zonas de tu cuerpo, el ano también debe mantenerse limpio, sobre todo cuando deseamos que éste entre en juego… ¿Cómo cuidar su higiene?:

Þ Toallitas húmedas: después de hacer tus necesidades y limpiarte con papel higiénico, si no tienes posibilidad de lavarte con agua y jabón liquido, las toallitas húmedas de bebé son muy practicas y en estos casos te ayudarán a evitar cualquier posible residuo u olor en la zona.

Þ Uso de lavativas: aunque no tenemos manera de garantizar que no te sucederá “lo no deseado”, si puedes poner todas las precauciones que estén a tu alcance. Puedes introducirte un dildo o un dilatador para ver si todo está O.K. Si ves que hay “algún problema” puedes hacerte un enema, e introducir agua templada, hasta que ésta salga limpia. Esto no es recomendable como práctica habitual, ya que podría dañar la flora si se hacen muchos lavados.

Þ Guantes de látex: El pene debe estar protegido, pero tus dedos seguro que también te lo agradecerán. Éstos prevendrán posibles desgarros producidos por las uñas.

Þ Uñas: Limpia, corta y lima tus uñas adecuadamente, de lo contrario podrías producir alguna herida, infección o irritación en el ano de tu pareja.

Þ El orden de factores si altera: Antes de ir “por la puerta de atrás”, podéis mantener si os apetece, un poco de juego previo, sexo vaginal y oral, pero al igual que en matemáticas… ¡El orden de los factores SI afecta el producto! Nunca vayas de una penetración anal a una vaginal porque puedes generar infecciones, a no ser que cambies de preservativo.

Þ Alimentación: no te hartes a comer. No se trata de quedarse con hambre, pero sí de estar ligeros. Evita los picantes.
5. Alimentación: no te hartes a comer. No se trata de quedarse con hambre, pero sí de estar ligeros. Evita los picantes.

6. Lubricante: el ano no lubrica por si solo, de manera que ten a mano un buen lubricante para que la penetración resulte placentera y no dolorosa. Podrían producirse desgarros y fistulas.

7. Dilata la zona: antes de la penetración es importante además de usar lubricante, ir introduciendo los dedos o dilatadores de diferentes tamaños, sobre todo si el pene de tu pareja es grueso, de esta manera la penetración resultará más placentera.

8. Orificio de salida: ¡Cuidado con lo que metes! Si haces uso de juguetes, recuerda que estos deben tener en una de sus extremidades un tope, de tal manera que impida la absorción del mismo por tu ano.

9. Excitación: Para llevar a cabo sexo anal debes estar muy excitada, de lo contrario será molesto e incluso doloroso. Si estás excitada todo será más fácil. La excitación es fundamental.

10. Palabras “sucias o subidas de tono”: Dile a tu pareja qué necesitas qué te diga o que te haga en el momento de la penetración. Hay mujeres que les pone mucho que les digan palabras sucias y subidas de tono (más de lo habitual…) o quizá que le den palmaditas en el culete… Esto facilitará la penetración y pondrá en funcionamiento las endorfinas.

A los hombres les gusta especialmente el sexo anal ¿motivos?

Deja un comentario