By BAMBINAX Grados de Swingers o intercambio de parejas

El swinging o intercambio de parejas es la máxima expresión de las parejas liberales: La pareja comparte sexo con individuos de otras parejas, ya sea en tríos o por separado. Pero ahí está la clave: Sólo comparte sexo con otros, sin crear vínculos afectivos. Así se evitan los celos y los malentendidos, y la vida sexual se multiplica, las rutinas desaparecen… ¿Te atrae? Pues sigue leyendo!

Sexo para parejas - trío sexual en local swinger

Antes de nada, un poco de vocabulario específico del swinging: Los participantes se llaman swingers, la práctica sexual del swinging se suele denominar “jugar”, y las reuniones se llaman “fiestas”. Hemos pedido información a swingers, y la verdad es que la cantidad de información es enorme, y hemos tenido que resumir algunos puntos. Por eso lo hemos roto en dos posts: éste, en el que introducimos el swinging, y otro que postearemos en breve, sobre cómo ser un swinger y cómo empezar. Vamos con ello!

 Tipos de swinging

El swinging se conoce en castellano como intercambio de parejas, y se conoce a los que lo practican como “swingers”. Al ser una actividad liberal podréis encontrar muchas definiciones o descripciones distintas de esta actividad, pero en general comparten un tronco común que vamos a explicar. Y para el resto os proporcionamos enlaces hacia múltiples sitios web que los tratan en detalle.

A veces se clasifica el acto del swinging por el tipo de sexo que se alcanza: En el “soft swing” o intercambio suave no se llega a la penetración con los individuos ajenos a la pareja (masturbación, besos, oral), mientras que en el “full swing” o intercambio completo se llega hasta la penetración con esos individuos (también se conocen como “soft swap” y “hard swap”). Se entiende que el swinging “real” es el full, mientras que el soft pasaría a ser una etapa introductoria. Sin embargo hay parejas que se mantienen en el nivel “soft”, porque es en el que se sienten cómodas. Y hay variantes más estrictas que el soft swing, como por ejemplo sin besos (para limitar la intimidad aún más) o evitar tocar los genitales. Por supuesto cada “etiqueta” debe ser claramente decidida por adelantado, para evitar malentendidos.

Sexo para parejas - trío sexual HMM en relación swinger

Así que la versión más habitual del swinging es el intercambio de parejas: dos parejas intercambian individuos y tienen relaciones sexuales en la misma habitación, a veces tan cerca que se mezclan las relaciones y casi acaba siendo una orgía de cuatro. Pero la definición menos estricta del swinging sólo implica sexo consentido fuera de la pareja, y por lo tanto tenemos otras variantes que a veces se incluyen en el swinging:

  • Bisexualidad: Tiene que quedar claro si estamos dispuestos a relaciones homosexuales o queremos limitarlo a heterosexuales. Las relaciones sexuales entre mujeres son más habituales y aceptadas que las que se pueden dar entre los hombres. De hecho a menudo el swinging con bisexualidad masculina se practica en habitaciones independientes, cerradas;
  • Variantes de sexo extremo: Bondage, sadomasoquismo, etc. No son lo más habitual, pero puede darse el caso de que se prepare una fiesta swinger con un tema de este tipo. Si es así será avisado claramente por adelantado;
  • Cancaneo o dogging: Ya hemos hablado en otro post de las relaciones sexuales en sitios públicos, que nos permiten tener observadores;
  • Intercambio cerrado o closed swinging: Se practica un intercambio de parejas, pero el sexo se realiza en habitaciones separadas. Esto permite más privacidad, pero también puede aportar problemas afectivos;
  • Tríos: También lo hemos tratado, y a veces suelen considerarse como la versión ligera del intercambio de pareja, algo así como una versión introductoria;
  • Voyeurismo: A veces un individuo sólo observa el sexo, sin participar directamente. Por supuesto esto está permitido en las áreas “públicas” de los locales, pero no en las áreas “privadas” (a menos que sea bajo invitación, claro está);
  • Orgías: Más gente, más parejas. No es extraño en las zonas públicas;
  • Gang-bang: Un individuo de la pareja tiene varias relaciones sexuales seguidas con otros individuos fuera de la pareja.

 

Sexo para parejas - gangbang en relación swinger

Filosofía del swinging

Lo primero que se explica con respecto al swinging es su diferencia con respecto a la simple promiscuidad: La intimidad de la pareja no se comparte, sólo se comparte el sexo. Por lo tanto ambos individuos en la pareja están seguros de la “fidelidad” del otro, ya que sienten que siguen siendo el único individuo “especial” para el otro. Pero claro, esto requiere poder diferenciar totalmente las ideas de intimidad y sexo. Hay mucha gente que no es capaz, normalmente porque se han criado en una cultura que los identifica entre sí sin posibilidad de duda. En estos casos el swinging es imposible, ya que para esta forma de entender las relaciones si nuestra pareja tiene sexo con otra persona es porque está estableciendo un vínculo con ella, y por lo tanto rompiéndolo con nosotros. Así que esta es la primera pregunta: ¿crees que el sexo y la intimidad de la pareja son cosas distintas?

Como es obvio para los swingers este tipo de sexo no implica engañar a nuestra pareja: Nuestra pareja está de acuerdo, lo sabe y además lo comparte a la vez. En este último punto se diferencia del llamado “adulterio consentido” (consensual adultery), en el que cada miembro de la pareja puede tener relaciones con otros individuos fuera de la misma, con conocimiento y aprobación del otro miembro, pero dichas relaciones se hacen por separado.

 

Sexo para parejas - sexo swinger

La base del intercambio de parejas es el probar la relación sexual con otra persona. Hay varios enfoques: por un lado se puede buscar un cuerpo excitante, distinto del de nuestra pareja, que nos provoque de una manera nueva. Pero por otro lado hay quien busca en el intercambio el disfrute de la seducción de otra persona, y de compartir una relación sexual con ella. En este segundo punto de vista el aspecto no importa tanto, sino que se le da más importancia al individuo y a la experiencia que nos aporta.

Y este punto está muy relacionado con el primer problema al que se enfrentan los swingers novatos: los “requisitos” que vamos a imponer a la otra pareja. Por supuesto la fase de búsqueda y elección es muy agradable: mirar, evaluar, seducir, ser seducidos, imaginar… pero si nuestros requisitos son muy exigentes se puede convertir en algo frustrante. Si buscamos a una pareja en la que ambos son muy atractivos, elegantes y seductores lo más probable es que nos volvamos a casa estresados.

Así que deberíamos planteárnoslo desde otro punto de vista: buscar gente interesante, que quizás no tenga un cuerpo perfecto pero que intuyamos que pueden aportarnos algo nuevo y excitante. Porque de eso se trata: de encontrar una experiencia sexual nueva. Y por ello la comunidad y los locales de swingers no descartan “candidatos” por el aspecto físico, la edad, la raza… Para muchos el swinging no es sólo una cuestión de placer, sino una forma de aprender más sobre el sexo y sobre nosotros mismos.

 

Sexo para parejas - swinging en un hotel

Por qué

En el punto anterior ya ha quedado claro el motivo más normal: tener nuevas experiencias sexuales. Esto afectará a nuestra vida sexual normal, ya que volveremos a una etapa antes de la rutina sexual, de descubrimiento sexual. Esto nos da una ventaja añadida: Conocernos sexualmente más a fondo, tanto a nosotros mismos como a nuestra pareja.

También hay que considerar que un ambiente liberal nos ayudará aliberarnos de todas las inhibiciones, lo que nos ayudará a sacar nuestro verdadero yo y ser más felices. Y por otro lado tenemos el efecto de ver a nuestra pareja practicando sexo con otros individuos: se ha comprobado que produce una mayor necesidad sexual a nivel inconsciente. Es decir, que el ver a nuestra pareja con otro/a nos hará ser más sexuales y disfrutar más.

Mas info en Bambinax.com o en nuestro blog bambinax.wordpress.com

Deja un comentario