Archivos de la categoría MUÑECAX.COM

SALON DE RELAX MUÑECAX EN GIJON

Necesito verte…. pídemelo

MUÑECAX.COM 674630150  GIJON

amos

Aún recuerdo cuando te conocí, para mí no era más que un pasatiempo, nunca creí que quedaría contigo, que nos veríamos cara a cara.
Durante meses nuestra relación no pasó de un mero juego por mensajes, de una red social pasamos al msn, cada noche esperaba poder encontrarte al otro lado, en la pantalla de mi ordenador.
Me contabas cosas divertidas, nunca adentramos demasiado en nuestras vidas, tan solo existía el ahora, un teclado, tú y yo y nuestra imaginación.
Día tras día nos decíamos unas mismas cosas que en mi mente adentraban más y más…
“La mente genera el deseo y ese deseo se aviva con miradas, con caricias, con besos, con el roce de cuerpo a cuerpo.”
Un montón de frases sugerentes que en mí hicieron nacer el deseo de conocerte, de poder sentirte de verdad, no tener que dejar vagar mi imaginación y pasar a tocarte en carne y hueso.
No sabía como decirte que podíamos vernos, vivimos muy lejos, eso creó una incertidumbre en mí, como podíamos hacer para estar juntos. Una noche nada más comencé a hablarte, me lancé, te expresé mi deseo, quería verte, no me importaba acudir a donde tu me indicases.
Esa última palabra despertó tu deseo, saberme tan sumisa, como tantas veces habíamos fantaseado, ahora deseando una sola orden, una cita, un lugar, una hora, entonces yo correría para que me hicieses tuya…
Aquel fin de semana era largo, no trabajaba durante tres días, era el momento idóneo, tú me preguntaste si podría ir y no dudé en decirte que sí, desde el momento en que te afirmé mi presencia en aquel hotel me sentí arder, imaginaba como sería ese momento, sentirme tuya, dejarte que me dominases como siempre hacías en nuestras conversaciones tan subiditas de tono.
43537El sábado a la mañana, en el trabajo no podía centrarme en mis quehaceres, tú eras mi centro en todo momento, no se como eres, tan solo he visto una pocas imágenes de ti, pero no he visto tu cara, sin embargo siento que estás tan cerca, que me conoces mejor que nadie, jamás había confesado todas las cosas que a ti te he dicho, como me gustaría que me hagas gozar, hablar libremente al fin, después de años de vida monótona, de trabajo intenso y ni un solo momento para mí, casi sentía tus manos sobre mi cuerpo, tocándome, el calor de tus dedos sobre mi piel aún fría, no tardo en entrar en calor, en sentirme mojada, tus ojos frente a los míos, al fin tu mirada… si el deseo se aviva con miradas…
Termina la semana, hasta el miércoles no volveré a mi rutina, corro a casa, tengo la maleta preparada, entre mi ropa no podía faltar un conjunto de látex rojo, de diablesa, ya sabes que lo tengo, lo hemos hablado, pero no te he dicho que será con lo que te reciba.
Ya estoy en el hotel, lo primero que hago es darme una ducha con el agua muy caliente, como me gusta, el viaje me ha dejado exhausta, menos mal que hasta mañana no podrás venir.
Salgo de la bañera aún mojada, parada frente al espejo me miro, acaricio mi cuerpo, cierro los ojos imaginando que son tus dedos los que me recorren, entro en un calor que me quema, siento mi sexo muy húmedo, no precisamente del agua de la ducha, estoy cachonda, me siento en un banquito que hay en el baño, mirándome reflejada, pero mi fantasía sigues siendo tú, me tocas el clítoris hasta hacerme estremecer, pero no sigues, dejas unos segundos para observarme y luego pasas tu lengua por todo mi ser, secando cada una de las gotas que aún permanecen, desde los pies hasta mis muslos, abriéndome de nuevo suavemente las piernas, dejando mi sexo al descubierto, me miras al compás que me sigues comiendo, pero esta vez no paras, sigues y sigues, no puedo soportarlo más, me corro…mmmmmmmmm!!! cierro las piernas al no poder resistirlo, sigo ahí en el espejo, aún jadeante, como me gustaría que estuvieses ya aquí.
La mañana del Domingo, no me levanto temprano, pido un desayuno ligero a la habitación, se que no llegarás hasta la tarde y quiero relajarme para estar preciosa, ponerme mi traje de látex rojo, me ciñe tanto el cuerpo que parece mi segunda piel, maquillarme, peinarme, mi perfume preferido…. espero que te guste.
Pican a la puerta, dejo mi ordenador sobre el escritorio, acabo de encenderlo para mirar si me has escrito, abro al servicio de habitaciones.cunnilingus
Entra un chico muy apuesto, me trae mi zumo de naranja, una manzana y un bollito, hay algo más que aún no se muy bien que es. Le digo que me deje todo en la mesita, que ya lo coloco yo, me acerco a mi bolso para darle una propina, siento que ya ha cerrado la puerta y me siento decepcionada, que habrá pensado, no le he dado ni las gracias.
Me giro y le veo allí, de pie mirándome, no dice nada, estoy tan sorprendida que yo también me quedo sin palabras.
Se acerca a mí, me gira, por la espalda, en mi oído me susurra, “no te lo esperabas, verdad?”, “soy Tom”.
No contesté nada, tan solo dejé que su cuerpo siguiese pegado al mío, pensando en lo que estaba sucediendo, creí por un instante que tal vez estaba soñando, pero no, realmente era él.
Aún desde atrás me vendó los ojos mientras me dice:
-No temas, es para que agudices los sentidos.
Destapó algo, supuse que estaba en mi desayuno, no sabía muy bien que iba a suceder, tal vez me daría mi zumo…
Me quitó la bata y me sujetó las manos, no podía saber muy bien que había usado para ello, pero tampoco me importaba, me estaba encantando todo aquel juego. Podía sentir su aliento tan cerca, deseaba que me besase, que me quitase lo poco de ropa que aún me quedaba y me hiciese suya, pero iba tan despacio…
Eran una esposas, con ellas me ató las dos manos en alto, en este momento supe que era lo que acompañaba al desayuno, en unos botes o algo así, era hielo, no había podido pensar en ello, pero por el sonido lo supuse enseguida.
Tiró de mi pelo hacia atrás, fuertemente pero sin hacerme daño, besó mi cuello, estaba claro que deseaba demostrarme su dominación, que yo me entregase, sobre todo podía sentir el deseo, su respiración denotaba sus ganas.
Coge un hielo y me recorre con él, mi cuerpo se escalofría, tengo la piel erizada, pero muy seguido traza el mismo camino con un paño caliente, apacigua, ese contraste hace despertar mi deseo mas feroz, no puedo aguantar más, deseo que me descuelgue y me haga sentirme suya, que me posea.
Mis pies no tocan el suelo y mis ojos no pueden ver totalmente, me ha vendado con unas telas tupidas, pero puedo ver su sombra, sentir en mi piel su aliento caliente que su boca desprende. Es como una brisa cálida y suave que siento por mi espalda, por mi ombligo, por mis pechos, se que es él, que son sus labios, pero no me toca, deseo que lo haga, pero insiste en seguir con su juego, estoy ardiendo en deseo, en pasión, puedo sentir como por mis piernas arrolla mi flujo vaginal, estoy tan mojada…
Sabe que lo que estoy pensando, es como que leyese mi mente, me tapa los labios con uno de sus dedos, pidiéndome que siga en silencio.
Tira de nuevo de mi pelo, agarrado, echándolo hacia atrás, me sopla, me besa suavemente, despacio, pegando su cuerpo al suyo, quiere hacerme saber que está ahí, lo noto tan cerca que me estremezco, quisiera tener las manos libre para abrazarlo, no dejarlo escapar.
Estaba completamente ahí sin embargo se separa otra vez.
-Noto tu calor, mmmmmmmm!!!!- me dice.
Coge en una mano un hielo, en la otra un paño caliente, empieza a recorrer mi cuerpo con el cubito, se derrite al contacto de mi piel, paso luego el paño caliente.
Es una sensación nueva para mí, pero muy placentera, me gusta, está demostrándome como estoy de caliente, como corre el agua por mi cuello al derretirse en mi piel.
Sigue con un paño donde ha metido un cubito, hace que gotee desde arriba, arroyándome toda entera, no puedo más, me derrito yo como el propio hielo, quiero que me posea ya, necesito sentirme contra su cuerpo, agarrar su polla erecta y comerla, metérmela en mi sexo, sentirlo dentro de mí…
Ahora son sus manos, me explora centímetro a centímetro, recorre mi piel con la punta de sus dedos, igual que un explorador en tierra virgen.
Siento al fin mis pies en es suelo, me ha soltada, sin embargo no me quita las esposas ni los el vendaje que me cubre los ojos, no me importa, me gusta sentirme así, poder ver tan solo su figura dibujada por las la luz que dejan ver las velas a través de estas telas, sus manos hacen saber que es un hombre fornido, fuerte, me tira contra la cama, caigo sobre mis manos, a cuatro patas.

Su aliento es lo primero que siento, pienso de nuevo en su juego y sonrío, ahora me hará sufrir otra vez, sin embargo noto su lengua húmeda en mi coño, abriéndomelo con sus dedos, lame desde mi culo hasta mi clítoris una y otra vez, dejo salir de mis labios un grito de placer.
Me penetra por la vagina, una polla grande muy dura entra dentro de mí, me embiste una y otra vez, firmemente, mientras yo no dejo de gemir, incluso chillar, noto como me llena, toca todo mi interior, choca contra mi cuerpo y me hace vibrar como nunca antes había sentido.
Me da la vuelta, estamos cuerpo a cuerpo, tendidos sobre la cama, me va a penetrar de nuevo, pero antes me quita el vendaje de los ojos, me mira y me sonríe al mismo tiempo que con una pequeña llave abre las esposas.
Es un hombre encantador, mi imaginación se había quedado corto, esos ojos parecen verme desde adentro, conocerme desde siempre, me inspira confianza.
No me da tregua, entre estos pensamientos ya tengo su polla dentro de mi boca, me coge de nuevo del pelo haciendo que me entre hasta mi garganta, dentro y fuera mientras no le quito ojo a sus labios, como se relame…
Se tira de nuevo sobre mí, mi boca está llena de saliva, casi babeando, me lame con su lengua hasta limpiarme, me abre las piernas y me la mete.
Siento su peso sobre mí, el calor de su piel casi es comparable a la mía, estamos ardiendo, me sujeta las manos a la altura de mi cabeza y comienza de nuevo las embestidas, esta vez me mira con deseo, yo no reprimo más las ganas de pedirle más.
-Fóllame, no dejes de hacerlo, aún cuando no pueda más.
Los dos tendidos uno al lado del otro, no ha cesado de mirarme, una sonrisa con un guiño de ojo.
-Eres más bonita de lo que había soñado.

DIAMANTE DE SANGRE

MUÑECAX.COM 674630150  GIJON

Mi fetichismo, LÁTEX

MUÑECAX.COM OS PRESENTA SU NUEVO RELATO…

Tú ya sabías que me gustaba el látex, nunca antes me lo había puesto, pero ese día tu me lo pediste, estaba deseándolo.

Me supuse que follaríamos sin parar, que la excitación llegaríamos al máximo. Los dos habíamos fantaseado con ese día, ponerme aquel traje que vimos en la revista, poco después me lo compré, pero no me atrevía a ponerlo.

Mientras me vestía, mi mente estaba ya en tu sexo, recorriéndote todo el cuerpo con mi lengua, estaba pensando que sacaría incluso las esposas, deseaba más que nunca que ese día las usases, que me encadenases a la cama para poseerme como hacía tiempo que no hacías.

Mi mente me transportó con tanta realidad que estaba ya mojada.

Cual mi sorpresa al verte entrar en la habitación, yo quería darte una a tí, pero sin duda fui yo quien se quedó estupefacta, te habías comprado un traje de buceador, todo de goma, te cubría el cuerpo entero, incluso tu cara.

Te quedaba tan ajustado que se notaban cada uno de tus músculos, tu fuerte espalda, tu ancho pecho y tu culito tan prieto, no salía de mi asombro, sin embargo estaba más excitada de lo que jamás había estado.

Yo sabía que me regalarías algo, como haces siempre en este día, pero no me podía creer lo que mis ojos estaban viendo, sin embargo aún estaba por llegar el verdadero regalo de cumpleaños.

Cuando me dijiste, -ponte el abrigo por encima de eso-, me eché a reír, como me podías pedir que me tapase algo tan bonito, algo que estaba queriendo que tu vieses y te excitases totalmente, tu me dices tapate, no entiendo nada por un momento.

Con mi incertidumbre aún, te veo coger las llaves del coche, revisar la casa como haces siempre que salimos, es tu forma de quedar tranquilo de que no dejas nada abierto para los posibles ladrones.

Todo era evidente, marchábamos algún lugar, yo no podía imaginar a donde y menos vestidos con aquellos atuendos.

Por la calle nos miraban todos, yo iba cubierta, pero tú no, tu taje de buzo lo podían observar todos, por eso pensé que quizás querrías que nos vieran, haríamos el amor en un lugar público, no solo te gustaba el látex y la goma, solo eso parecía no bastarte, querías sexo en la calle, haya, de ahí querías el morbo -pensé-.

Caminamos entre las calles de la ciudad, aún a plena luz del día, el recorrido fue largo, hasta que se paró delante de un edificio grande, muy antiguo, parecía casi abandonado si no fuese por la luz que salía de las ventanas del último piso. Las luces parecían cambiar de tono e intensidad, pero yo incrédula de todo lo que me estaba sucediendo, intenté sacar una conclusión lógica a todo aquello.

Parecía que conocía aquel lugar, yo no podía parar de pensar, jamás me vi tan intrigada, que podía ser lo que querías hacer. Estaba empezando a ponerme nerviosa, pero me cogiste de la mano y me diste tu calor, confianza, -no pasa nada, verás que bien te lo vas a pasar, es tu regalo de cumpleaños-.

Subimos hasta el último piso, de donde salían aquellas luces, parecía que nos estuviesen esperando, tenía la puerta abierta.

Antes de entrar ya me di cuenta de cual había sido la idea, quería regalarme una orgía o algo similar, en aquella casa todos iban vestidos de goma y de látex.

Una idea me venía y otra se me iba, será que quiere que participemos entre todos, será solo una fiesta de disfraces y no habrá sexo, no sabía que pensar, pero lo que si que sabía era que me estaba poniendo cachonda con aquella visión.

Los cuerpos ceñidos por aquellos trajes, había de todos los gustos y colores, pero todos vestidos muy eróticos.

Al darse cuenta de que habíamos entrado, se acercó una chica, lo supuse por su cuerpo, llevaba su cara con una máscara que le cubría todo el rostro y no se puede diferenciar sexos por esos rasgos, tan solo por la constitución.

Al principio me quedé tonta, sin saber si avanzar de la mano de aquella mujer -me producía mucho morbo, estaba muy excitada. Sin saber muy bien la verdad, dije a mi pareja que deseaba compartir en aquel momento con todo aquel grupo.

Me miraba frente a mis ojos, con una sonrisa y un pequeño empujoncito me dijo -pásate tu día de cumple lo mejor que puedas, todos ellos son tu regalo, te harán y harás todo lo que desees.

La sangre me brotaba por las venas, estaba sintiendo mucho calor, como me mojaba, entre mis piernas sentía mi corazón latir, solo deseaba entregarme al placer como antes no lo había hecho.

Corrí al centro de la habitación, estaban todos juntos, era una orgía, no se pararon ni a mirarme, siguiendo con lo que estaban haciendo, solo una chica, me cogió de la mano y me acercó hacia ella.

¡Qué situación! jamás me sentí tan provocada, el morbo era mayor que el que jamás había sentido y todo iba en aumento.

Unos labios comenzaron a trepar por mi pierna, suavemente surcaban mi piel hasta llegar a mi sexo, ya toda mojada, sus manos empezaron a tocarme, mi clítoris estaba totalmente erecto, deseando ser partícipe de aquel momento.

La cremallera de mi traje era perfecta, al estar desabrochada el acceso era total, sentí su lengua entre mis labios vaginales, buscando, el roce era tan suave, me estaba dando tanto placer que me dejé hacer sin yo moverme para nada, solo deseaba que no parase.

Por detrás de mi otras manos me sujetaban mis brazos, me los ponían hacia atrás, sentí como se cerraban los grilletes, a su ver dos personas más me sujetaban ambas piernas, muy separadas, mientras me seguían comiendo sin parar, el placer era superior, quería seguir y a la vez necesitaba que parase un momento, temí no poder soportanto el gusto.

Sin embargo dije todo lo contrario -sepárate más la piernas, sujetar, haced conmigo lo que queráis-.

Me habia olvidado de tí, estabas en una esquina, mirándome, observando con tu pene todo erecto, una chica estaba masturbándote.

Yo no quería parar, aquello era lo más fuerte que habíamos hecho jamás, era mi día y continuará hasta arder en deseos, hasta no poder continuar, hasta donde mis fuerzas me dejasen.

Imagen: Fotos-hot

Vídeo: Latexfetishboy

Relato: Diamante de Sangre

Soy una diabla, quiero ser tu Dómina

Volaré hasta ti, hasta tocarte, la mente es tan poderosa que estaré muy, pero que muy cerquita…
En la habitación, con las luces encendidas me esperas, estoy duchándome, poniéndome bonita, quiero sorprenderte, hoy me apetece mucho jugar contigo.

El agua cae sobre mi cuerpo, calentita, me enjabono despacio, cuidando cada centímetro de mi piel, acariciándome, imaginando si te gustará mi sorpresa.

Fuera de la ducha ya, me miro al espejo mientras seco mi pelo, mis ojos brillan deseándote mientras me pongo bella para ti, maquillo mis ojos, pongo rímel y un rojo pasión en mis labios.

 

Antes de vestirme busco cuidadosamente, hace mucho que no me pongo mis disfraces, pero hoy deseo que juguemos, ser alguien distinta, como tantas veces me llamas…

Por fin doy con lo que buscaba, me falta aún un complemento esencial, mis zapatos rojos, pero sé de ellos, no tardaré nada en estar lista para que disfrutemos juntos.
Ya estoy!! entraré a la habitación, estoy deseando ver tu expresión, saber si te gusta tanto como a mí este juego…

Tus ojos se agrandan mirándome, no dices nada, observas meticulosamente, desde mis pies, con mis zapatos rojos, mi cuerpo tan solo con el sujetador y el tanga rojo, mi cabeza cubierta por la capucha de esta fina capa de diablilla, sí quiero ser un demonio esta noche, tú ya lo sabes que lo soy, pero hoy estoy vestida de ello.
La capa roja cubre mi espalda, terminado en un largo rabo que roza mis piernas, tengo mis manos a la espalda, aún no has visto que porto en ellas, te pido que te tumbes sobre la cama, me subo a horcajadas sobre ti y te sujetos ambas manos, ponerte estas esposas rojas me está poniendo muy caliente, tenerte enterito para mí, para hacer a mis anchas lo que tanto estoy deseando…
Sigues sin decir nada, tan solo tu sonrisa pícara en tus labios, se que te está gustando, tu polla erecta dice que lo deseas tanto como yo.
No solo he cogido las esposas, bajo la almohada tengo mis juegues, jeje, sí para jugar y jugar! pero no diré nada hasta que me plazca, cuando mi cuerpo arda y quiera que nunca deje de hacerlo.

Te beso con lujuria, incitando tu cuerpo, haciendo que te muevas pidiendo que no pare de tocarte con mis labios.

Bajo hasta tu polla rápidamente, hoy no me apetece pararme en los preliminares que otros días tanto nos gusta, quiero ser mala, muy pero que muy mala, que te retuerzas sin poder agarrarme, que por fin hables y pidas que pare.
Lamo y vuelvo a lamer desde tu capullo hasta tus huevos, vuelvo arriba, bajo de nuevo, llego hasta tu culo, no dices nada pero se que lo deseas, te lamo y jugueteo con mi lengua, jadeas de placer. Tu polla ahora dentro de mi boca como el más rico de los manjares! me gusta comerte, subir y bajar haciendo presión con mis labios a la vez que mi lengua juguetea con tu polla, la tienes más dura que nunca, indicio de que este juego te está haciendo disfrutar mucho, eso me pone aún más caliente, más acelerada, queriendo que tu polla reviente dentro de mi boca.
Estás a punto de correrte, pero soy tu diabla, para en seco, meto la mano bajo la almohada, tu expectante, saco uno de mis juguetes, sí ese consolador tan grande, el que más te ha impresionado de todos.
Lo meto en mi boca, hago el mismo juego que hice contigo antes, tu polla estalla, te corres mojando todo tu torso, que masajeo con tu semen, con mis manos impregnadas en ti cojo el consolador, lo acaricio, así sabe a ti.
Después de chuparlo con deseo, mirándote fijamente a los ojos, comienzo a bajar por mi cuello, acariciándome con esa gran polla de látex, perfecta, en mis pechos paro para sujetarla con ellos, apretándola, haciendo que suba y baje entre mi canalillo, se que te gusta, ahora me lo dices, pidiendo que no pare.
Tu polla sigue erecta, no se baja tras la corrida, puedo ver como se mueve, como se contrae hacia mí.
Sigo con el juguete, bajo ahora por mi cuerpo, tocándome hasta el ombligo, sonrío, sigo bajando hasta mi tanguita, ¿te gusta?, no te dejo contestar, te tapo la boca con mi mano, subo rápidamente, apartando el tanga a un lado, de rodillas sobre tu cabeza me abro mi sexo para que me comas, no te resistes ni un poquito, hundes tu lengua sobre mí clítoris, me gusta como lo haces, me gusta mirarte a los ojos, abriendome para ti, mirando tu lengua en mi coño. Me corro, no puedes hablar, estoy demasiado encima de tu boca, me lames con ganas, se que te gusta.
Te quito las esposas, quiero que me folles, que me hagas tuya, te lo exijo, tú sumiso me haces caso y me penetras con tu polla caliente, puedo sentir como está mojada, como resbala, yo muy lubricada por la llegada al éxtasis.
Me sujetas las caderas ayudándome a bajar y subir sobre ti, con tu polla dentro, así en esta postura me entra entera, noto como choco contra tus testículos, no tardo en tener el segundo orgasmo! Pero quiero más, sigo y sigo.
Ya libre me das la vuelta, sin preguntar si es lo que yo deseo, ahora parece ser que tú tomas las decisiones, por muy diablilla que soy hoy, por mucho que me ha gustado ser tu Dómina, me dejo hacer, ser tuya, que me hagas y deshagas a tu antojo.
Ahora eres tú quien busca bajo la almohada, pudiste ver que aún quedaban juguetes, escoges un vibrador, para masajear me el clítoris mientras me penetras.
Yo tumbada sobre la cama, tu de rodillas frente a mi cuerpo, así puedes acceder perfectamente al clítoris sin dejar de follarme ni un solo segundo.
Me gusta, comienza mi tercer orgasmo, podría llamarle el cuarto, pues me corro a la vez por mi vagina y por el clítoris, que placer!! grito del gusto que estoy sintiendo, me tapas tú ahora la boca a mí, “cállate, esto tan solo está empezando…”
42bca58232106112d41f90b7ec3407ed

Tú, mis amigos y yo

Tus dedos sobre mis pezones…

Nadie como tú me conoce, sabes que haré lo que tu me pidas, mil y una locuras juntos, para ti.

Tú, mis amigos y yo, todos a un par, para disfrutar, para que tú goces mirando como me masturbo, frente a ti.
Te pregunto que juguete quieres que use, “todos”, los acomodo a mi lado, en la cama, el consolador morado, el más grade, también el otro de las bolas, llevas días queriendo que lo use, sabes que es para mi ano, eso te excita aún más, hoy lo meteré por todo lados, para ponerte muy cachondo…

El lubricante, los condones, todo preparado, para empezar a jugar…

42bca58232106112d41f90b7ec3407ed

Fóllame

te espero
quiero que me ates a tu cama, los pies y las manos
las piernas muy separadas, que me tapes los ojos
que con tu lengua recorras cada poro de mi piel
no quede nada sin tocar
me comas una y otro vez, hasta que no pueda soportarlo mas,
después sigo siento toda tuya,
tu sumisa
quiero que te acerques y me metas tu polla en mi boca
hasta que eyacules en mi, poder comerme todo tu semen
luego sueltame, pero tan solo para darme la vuelta
hazme de nuevo tuya, méteme tu polla hasta que reviente, dame tú leche de nuevo, donde tú más quieras, en mi coño o en mi culo
pero no dejes de embestirme salvajemente pero si tú prefieres otra cosa, haz lo que desees, haz conmigo lo que tú quieras, pero fóllame…

42bca58232106112d41f90b7ec3407ed

Chicas Muñeca X 674630150

IMG-20141201-WA0023Emily 18 años española, carita angelical, primera vez y novedad en Gijón

IMG-20141201-WA0014La morbosa Lucía dejando ver sus tatuajes por primera vez… 19 años, española

IMG-20141128-WA0013Sofía 18 años, española, tu caprichito de Navidad,  suculento dulce  atrevido

IMG-20141201-WA0009Daniela 22 añitos, carita de muñeca, española, para los hombres que no se resisten a las andaluzas

IMG-20141112-WA0002Isabel, 22 años, tu colegiala cañera… venezolana

 

 

 

 

tumblr_m43hb8h26w1rs93c1o1_500

En tu imaginación

Sabes me imagino entrando en tu habitación, estas dormida, sin hacer ruido, me acerco a ti, te observo, te doy un beso muy suave en tus labios, me lo devuelves, primero suave, luego con tu lengua buscas la mía, se enroscan y comienzan a jugar, mis manos, acarician tu piel, te abro el camisón, observo tu pecho, tus pezones estas muy duros, apuntándome, los meto en mi boca, los mordisqueo, y juego con ellos, comienzas a suspirar, cada vez mas fuerte, mi mano masajea tus tetas, primero suave, luego un poco mas fuerte, me pides mas, sigo jugando, después de un buen rato, mis manos bajan a tu tanga, tus piernas se abren automaticamente, estas muy mojada, eso me gusta, notas mi erección, eso te pone mas y mas caliente, me abres la cremallera, y sale mi polla a recibir tus caricias, mientras mi mano, esta acariciando tu clítoris, separando tus labios, un dedo se introduce dentro de ti, gritas de placer, me pides mas, mi dedo entra y sale, esta muy mojado, entra solo, quieres mas fuerte y mas, introduzco dos dedos, y mi lengua acaricia tu clítoris, suspiras sin parar, te encanta tener mi polla en tu mano y notar lo grande que esta por ti, mientras yo te produzco todo ese placer, me pides que te folle, yo te coloco en la cama a de espaldas a mi, te apoyo la cabeza en la almohada y dejo tu coño y tu culo expuesto cara a mi, le doy una ultima lamida, me coloco tras tuyo y de un golpe seco te la introduzco entera, gritas de puro placer, te digo que me encanta y que no te corte, te sujeto el pecho con mis manos, manoseando bien las tetas y los pezones, mientras mi pelvis no deja de bombear, clavándote la polla muy adentro, estas a punto de tu éxtasis, te cojo del pelo y tiro hacia mi, estas a cuatro patas, y te encanta ser cabalgada, ahora gritas tu orgasmos, tu cuerpo se llena de sudor, notas mis empujones cada vez mas fuertes, tu coño aprieta mi polla, para provocar mi corrida, me pides que cuando me vaya a venir, quieres comérmela y tragarte toda mi leche, te digo que si, y cuando notas que estoy a punto te pones cara a mi, abres la boca y te la tragas entera, no te importa que casi te provoque arcadas, me pides que te folle la boca, y lo hago, cuando me corro, toda mi leche se desliza por tu garganta, te gustan mis gemidos, y mi leche, cuando acabo, me acaricias la polla, sigue dura, lames mis huevos, notas como me estremezco, y sabes que va a ser el comienzo de una noche de éxtasis, te sientes feliz, y sabes por mi sonrisa y mi cara de vicio que yo también lo soy.

Mi admirador secreto ( esta vez no lo he escrito yo, pero me encantó)

Imagenes de Google

Esclava

Hoy has quedado con Mario, has aceptado el rol de ser su esclava, y estas dispuesta a entregarte a el, y satisfacer todos sus deseos, te ha pedido que te pongas unas botas de cuero altas, un tanga rojo, y un abrigo como unica vestimenta. Te miras al espejo, tienes los labios pintados de color rojo carmín, a juego con el tanga, tu pecho desnudo tiene los pezones muy duros, sabes que hoy va a jugar contigo y te pone muy caliente, te ves muy sexy y provocativa, como una autentica zorra, asi es como te gusta sentirte.
Llegas a la hora acordada al lugar indicado, Mario se acerca a ti, sin mediar palabra sus manos se dirigen a tus tetas, te abre el abrigo y las deja expuestas, te pones muy colorada, hay gente cerca, puedes ser vista y reconocida, eso te excita, Mario magrea tu pecho con fuerza, pellizca tus pezones, estas superduros, te encuentras muy mojada.
Mario te dice que te trae una sorpresa, toca tus piernas, te dice que le gustan tus botas, te va separando las piernas, dejándote muy abierta, separa tu tanga, para dejarte el coño expuesto a su vista, te enseña un gran vibrador, te lo introduce de un golpe seco, lo recibes sin rechistar, activa el vibrador, su zumbido y su vibración te ponen a mil, Mario se retira un poco para observar la escena, saca su móvil y te hace una foto, te sientes muy cachonda, te tiene en esa posición un buen rato. Te pide que no te corras, te cuesta obedecerle y al final te corres, él se enfada, le has desobedecido, le pides perdón, le dices que te puede castigar, “pero que no te enfades conmigo”, Mario acepta.
Te coloca en la silla de espaldas a él, tus rodillas contra el respaldo de la silla, y con el culo hacia atrás, te levanta el abrigo, y deja tu culo con el tanga expuesto, se quita el cinturón, lo dobla y te da con él, unos golpes secos, te estremeces de dolor y de placer, tu coño esta empapado, el vibrador no para, Mario lo saca y te abre bien el coño, de golpe introduce toda su mano dentro de ti, le cuesta, pero la acaba introduciendo toda, te sientes llena, hace movimientos rotatorios y siente que no puedes mas de puro placer, de repente notas como el vibrador es introducido dentro de tu culo, mientras la mano de Mario, sigue dentro de tu coño, estas que no puedes mas, le pides que te folle.
Él se coloca tras tuyo y de un golpe seco notas como su polla se introduce por el culo, notas como los huevos te golpean, crees morir de puro placer, en ese momento no te importa nada, ni donde estas, ni si eres observada, todo te da igual, Mario te sujeta las tetas con fuerza, te da tirones fuertes para llevarte contra él, sin dejar de bombear, notas como esta a punto de estallar, tú has tenido tu orgasmo, brutal, de repente la saca, te da la vuelta, te sienta en la silla, él de pie, coje tu cabeza y con fuerza te lleva la polla a la boca, te la mete hasta la campanilla, casi vomitas, mueve tu cabeza con fuerza, esta usando tu boca para darse el máximo placer eso te excita mas, los golpes son tan fuertes que no puedes evitar vomitar, no para, sigue bombeando tu boca, las arcadas no cesan, pero quieres que se venga dentro de ti, al fin se corre, todo su semen va resbalando por dentro de tu garganta y por la cara mezclado con los vómitos, te sientes como verdadera esclava, muy feliz por darle todo el placer que el desee.

Vas al baño y te limpias, Mario te está esperando dice que te espera una buena sesión, te sientes feliz, sabes que va a darte todo lo que necesitas y tu a él.

Imagenes de Google

42bca58232106112d41f90b7ec3407ed

IMG-20141024-WA0005

Sofía y Lucía, somos tú mejor lésbico

IMG-20141024-WA0009IMG-20141024-WA0007IMG-20141024-WA00182014-10-23 20.58.27

674630150 nuestro contacto, pregunta por Lucía y Sofía

De nuevo juntas,  con muchas ganas la una de la otra, más cachondas que nunca….

Son tan bonitas… verlas juntas es una delicia para cualquiera…. hasta yo misma me pongo cachonda… jeje.

Escucharlas gemir en la habitación, imaginándolas mientras se comen enteras…. se tocan y miran… puedo hasta verlas en mi mente cuando se ponen el arnés y se follan… ufff, no quiero continuar escribiendo…. me pongo enferma, pueden llegar a ser la obsesión del más fuerte….

Oh no!!! que debilidad… leches

Fotos reales de las dos

42bca58232106112d41f90b7ec3407ed

Quiero ser tuya

Aquel día salí a prisas, tenía que coger el autobús, corrí escaleras abajo pensando en no perderlo, se haría demasiado tarde…

Según me acercaba a la parada vi una mujer, estaba sentada mirando al suelo, muy pensativa, dije tan solo un hola.
La tristeza de sus ojos me estremeció, algo en mi interior se removía, demasiado nuevo para mí, miedo de sentirlo, deseo…

Una idea fija desde ese momento, la fantasía debía terminar, ya no serlo…hacerla realidad.

Siguiente día, mi café esperando ser bebido, mi mente en mil problemas, aparecen de nuevo sus ojos, algo distinto en ellos, un brillo especial al mirarme…compartimos una sonrisa mientras volvía a mi ese sentimiento de necesitar sentirla.
Hablamos muy poco, su trabajo la esperaba no antes de darnos mutuamente los teléfonos, vi que se alejaba…da la vuelta y me pregunta si me apetece quedar para pasar juntas su día de descanso…dos días más tarde sus ojos aplacan los míos, sus dedos se entrelazan en los míos, la saliva me espesa, no puedo tragarla…necesito mas…
Sus labios necesitan decirme palabras ahogadas en mentiras, su única idea poseerme…para ella algo natural…mi primera vez…no se decide…la beso.

Entre risas nerviosas le explico que me duele la espalda, me coge de la mano arrastrándome a su cuarto…súbete a la cama…aceite por mi piel…latidos desesperados en deseo…me pide recostarse a mi lado…mi mirada le permite…mis labios la obligan….

Sin decir demasiado, ropa fuera, piel contra piel, piernas abiertas, sus ojos no me miran…su lengua me ofrece placer…me corro…quiero más, sí más, mucho más…fijación seguir aprendiendo…observar cada nueva sensación en mi piel…morbo…calor…deseo…susurro me gusta lo que unos labios como los tuyos me dicen, no puedo evitar darte mi sexo… sentirme follada por ti, quiero más, mucho más, no parar de notar sensaciones tan directas en mi ser…

Salimos, quiere darme a conocer su entorno, sus amigos…

Entre muy tranquila, saludé a todos los que me presentaba, la chica de la barra…ufffff, no puedo negar que mi mente dice sin hablar, me presiona, quiere hacerme saber que todo tan solo está empezando…
Entrando en la cocina intenta exhibirme a su amigo, como un trofeo, no me siento mal…deseo que lo haga, que aquel hombre que niega mi entrada en su zona se digne a mirarme…no lo hace…ni ahora ni más tarde al salir a fumarse un cigarro, me siento ignorada…arrggggsss!! Su indiferencia es un reto, sin haber tan siquiera visto su mirada se que le deseo.
La novedad me desborda en algún momento, pero no quiero dejar de sentirlo, quiero volver a tú bar.

No evito volver, miedo de sentir tanto fuego quemando mi interior, nerviosa te explico a que he venido, no es incierto, pero hay mas, te deseo… como decirlo?…como darme a ti?…ser tuya.

Hablamos entre todos, clientes, camarera, tú, tú, tú y yo, me gusta tu mirada, te observo meticulosamente encontrándote tan atractivo en cada palabra, tus risa me vuelve loca…tu morbo estremece mi cuerpo haciéndote notar que es así, te haces el fuerte, me ignoras…me hablas…me escuchas…quiero más…entre tu indiferencia mi fantasía ocupa mi mente, volviéndome loca pensándote…
En mi cama no dejo de pensar en el momento de ser tuya, me da tanto miedo como siento mi coño mojado, deseo, deseo, darte lo que me pidas entre aullidos de placer.
Cierro los ojos, quiero olvidarte, me obsesionas y asustas, sigues aquí, yo ahí en tu bar cuando fresasllegué.
Me acerco a tu calle y mi corazón ya palpita distinto, nerviosa, necesitad de ser explorada por ti, de sentir tus manos sobre mi piel, tus caricias, tu cuerpo, tus labios en mi espalda, me apartas el pelo.
Mirándote sobre la mesa, aún encima el mantel de haber comido, sigues ahí sentado mirándome desafiante, esperando que te diga lo que deseo, me tiemblan los labios al pedirte ser tuya.
Los clientes parecen no darse cuenta, la chica de la barra trabaja sin mirarnos, todo parece normal…tus dedos se deslizan sobre mi espalda, subiendo despacio para bajarme los tirantes que caen sobre mis brazos…dejo caer levemente la cabeza mientas me apartas el pelo con mucha firmeza….sujetas mi nuca y me besas con tanto deseo…, siento que incluso más que el que yo siento por ti.
Con tu boca me arrancas la ropa…pantalón fuera… uno de tus dedos me recorre por la cintura sin dejar de mirarme metiéndose bajo una de las tiras de mi tanga, todo con mucha sutileza, la acercas hacia la palma de tu mano, con fuerza me lo arrancas, puedo sentir un gemido saliendo con ardor de tu boca, me dejo hacer, sí hazme tuya.
Abro las piernas para ti, sin dejar de mirarte, observando cada sentimiento en mi carne, tan novedoso, tan necesitado.
El placer me supera, intento cerrar mis piernas…me abres con tus manos…forzando que me quede en la misma posición, dándote mi cuerpo, mis entrañas, en tu lengua, en tus dedos que ejercen de ti, de lo que veo, de lo que quiero que seas, de lo que tú te sientes desde siempre, uf, que hombre…
Cierro las piernas queriendo ahogar con ello el grito de placer al llegar al orgasmo en ti, en mí, mis manos empapadas de mi jugo deseando que fuesen las tuyas, las lamo…me recuesto…te siento…cierro mis ojos ya para dormir…te sueño.
Imágenes de Google
42bca58232106112d41f90b7ec3407ed